Orden INT/367/2011, de 10 de febrero, por la que se delegan determinadas competencias en los Subdelegados del Gobierno en la Comunidad Autónoma de Andalucía en materia de concesión de subvenciones.

Marginal:BOE-A-2011-3692
Sección:III - Otras Disposiciones
Emisor:Ministerio del Interior
Rango de Ley:Orden
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

El Real Decreto 307/2005, de 18 de marzo, por el que se regulan las subvenciones en atención a determinadas necesidades derivadas de situaciones de emergencia o de naturaleza catastrófica, y se establece el procedimiento para su concesión, regula el procedimiento de tramitación de ayudas para diferentes tipos de beneficiarios dependiendo de la naturaleza del daño causado por el hecho catastrófico.

En concreto, el Real Decreto 307/2005, de 18 de marzo, regula las subvenciones destinadas a paliar, entre otros, los daños de carácter personal o material sufridos por unidades familiares o de convivencia económica, especialmente en lo que atañe a sus viviendas de residencia efectiva y sus enseres domésticos de primera necesidad; los gastos de emergencia que las entidades locales hayan tenido que realizar para restaurar, con carácter inmediato, el funcionamiento de los servicios públicos esenciales necesarios para garantizar la vida y seguridad de las personas, así como daños sufridos por establecimientos industriales, mercantiles y de servicios.

La competencia para la concesión de estas subvenciones reside en el Ministro del Interior, de acuerdo con lo previsto en el apartado primero del artículo 10 de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones, y en el artículo 11 del citado Real Decreto 307/2005, de 18 de marzo.

Desde los primeros días de diciembre de 2010 se han sucedido una serie de fenómenos meteorológicos adversos, en algunos casos de extraordinaria magnitud e intensidad, que han afectado a diferentes puntos de Andalucía.

Entre las consecuencias más graves de estos fenómenos cabe destacar la inundación que el día 7 de diciembre afectó a un tercio del casco urbano del municipio de Écija, en la provincia de Sevilla, como consecuencia de la crecida del río Genil. Este municipio se ha visto afectado posteriormente por persistentes e intensos episodios de precipitaciones, cuyas consecuencias se agravaron debido al desbordamiento de un cauce que cruza soterrado por una parte del casco urbano, produciendo inundaciones en el casco histórico de la localidad en diversas ocasiones.

Otra de las localidades sevillanas más afectadas por los recientes episodios de lluvias ha sido Lora del Río, donde la crecida del río Guadalquivir provocó la anegación de un...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA