ORDEN SCO/709/2002, de 22 de marzo, por la que se convoca la concesión de ayudas para el desarrollo de Redes Temáticas de Investigación Cooperativa.

Marginal:BOE-A-2002-6363
Sección:III - Otras Disposiciones
Emisor:Ministerio de Sanidad y Consumo
Rango de Ley:Orden
 
EXTRACTO GRATUITO

Al amparo de la Ley 13/1986, de 14 de abril, de Fomento y Coordinación General de la Investigación CientÃfica y Técnica, la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, seña la que las actividades de investigación en Biomedicina y en Ciencias de la Salud habrán de ser fomentadas en todo el sistema sanitario, como elemento fundamental para el progreso del mismo, y desarrolladas en función de las polÃticas nacionales de investigación y de salud.

El Plan Nacional de Investigación CientÃfica, Desarrollo e Innovación Tecnológica (I+D+I) para el perÃodo 2000-2003, en el área de Biomedicina proporciona un marco común de referencia para los organismos públicos con funciones de investigación y prevé diversas modalidades de participación de los mismos, entre otros la creación de redes de investigación Biomédica, que podrán estar participadas por centros o unidades y grupos de investigación dependientes de las universidades, organismos públicos de investigación, sistema nacional de salud y otros centros de investigación, y, en su caso, con la vinculación de las empresas privadas del sector para contribuir como elementos estratégicos a la articulación del Sistema Español de Ciencia-TecnologÃa-Empresa, en el entorno del Sistema Nacional de Salud.

El Estatuto del Instituto de Salud 'Carlos III', aprobado por el Real Decreto 375/2001, de 6 de abril, seña la en su artÃculo 17, como funciones de la Subdirección General de Investigación Sanitaria, la promoción, gestión y evaluación de la investigación extramural en ciencias de la salud, a través del Fondo de Investigación Sanitaria.

Desde el Ministerio de Sanidad y Consumo, a través del Fondo de Investigación Sanitaria, se inició en 1987, mediante las Convocatorias de Reconocimiento de Unidades de Investigación del Sistema Nacional de Salud, ayudas de infraestructura, instalaciones complejas especializadas y la contratación de investigadores y personal en formación, entre otras medidas, la estructuración y consolidación de los hospitales como centros de investigación.

Aunque diversos indicadores de bienestar socioeconómico y sanitario, señalan una notable mejorÃa en el área biomédica, persisten grandes grupos de enfermedades (cardiovasculares, neoplásicas, neurodegenerativas, infecciosas, entre otras) con altas cifras de morbilidad, mortalidad y perdida potencial de calidad de vida y de años productivos.

En lo referente a estos grupos de enfermedades, la masa crÃtica de investigadores en nuestro paÃs es reducida, con grupos de calidad pequeños, fragmentados y con un deficiente nexo de unión entre investigadores básicos y clÃnicos y estructuras de investigación de las distintas instituciones del Sistema Nacional de Salud, universidades y organismos públicos de investigación. Esta situación obliga a incrementar la convergencia de los objetivos y a la suma de los recursos humanos, estructurales y financieros independientemente de su procedencia, a través de la colaboración cooperativa, de los distintos agentes ejecutores de los programas de I+D+I, en los temas antes aludidos, en redes de conocimiento. Estas áreas de patologÃa, deben ser objeto de interés prioritario en el diseño de la polÃtica cientÃfica que sustente la investigación propia de esos campos. En este sentido resulta imprescindible, organizar y concentrar los esfuerzos y recursos interdisciplinares y multiinstitucionales, en el abordaje de la investigación de las enfermedades más prevalentes, con una dedicación preferente de recursos financieros, en torno a redes de conocimiento conformadas por centros y grupos de investigación dependientes de distintas administraciones e instituciones sanitarias públicas y privadas. Estos mismos argumentos se pueden emplear para otro tipo de patologÃas de interés social como las enfermedades raras o poco frecuentes o para la investigación en salud pública y en tecnologÃas sanitarias en un sentido amplio.

A partir de los centros de investigación del Sistema Nacional de Salud y de las otras estructuras de investigación dependientes del entramado del Sistema de Ciencia y TecnologÃa que concurren por objetivos en las áreas de patologÃa anteriormente citadas, las modernas tecnologÃas de la comunicación, reuniendo virtualmente los distintos centros y grupos que trabajen en problemas comunes, permitirán y favorecerán el desarrollo de redes temáticas cooperativas, que organizadas en programas reticulares, compartan recursos y resultados. Esta organización horizontal permitirÃa alcanzar ventajas competitivas, promoviendo la complementariedad de actuaciones, compartiendo objetivos y la optimización de recursos como forma de repartir costes y aprovechar economÃas de escala, facilitando que los resultados sean más eficaces y eficientes, y permitiendo que se reduzca el tiempo de transferencia y aplicabilidad de los resultados en el Sistema Nacional de Salud, lo que repercutirÃa en la salud de los ciudadanos, aumentando su calidad de vida y el bienestar social.

España, como uno de los miembros de la Unión Europea, deberÃa adaptar su polÃtica cientÃfica en biomedicina al Programa Marco de Investigación y Desarrollo Tecnológico (2002-2006), en el que se contemplan y potencian las denominadas redes cientÃficas de excelencia. España debe participar de manera activa en estas redes, de forma que es absolutamente pertinente y prioritario ejercer acciones internas especÃficas que faciliten un protagonismo máximo de los mejores y más activos grupos y centros del Sistema Nacional de Salud. Estamos, pues, ante la oportunidad de estructurar más adecuadamente las actividades y grupos de investigación biomédica de calidad, en el entorno del Sistema Nacional de Salud, con el objetivo estratégico de alcanzar un mayor y más sólido protagonismo en el futuro Espacio Europeo de Investigación.

Por todo ello es altamente recomendable la creación de redes de investigación cooperativa de centros y grupos de investigación biomédica en nuestro paÃs, que posean una importante masa crÃtica de cientÃficos, que sean de tipo multidisciplinario y participados por distintas instituciones estatales y autonómicas, con el objetivo de realizar proyectos de investigación cooperativa de interés general.

Por otra parte, el 31 de octubre de 2001, se suscribió un Acuerdo entre el Ministerio de Sanidad y Consumo y Farmaindustria para la elaboración y ejecución de un plan integral de medidas de control del gasto farmacéutico y uso racional del medicamento. En dicho Acuerdo se dispone la creación de un fondo para investigación con la finalidad de financiar proyectos de investigación de interés general. Asimismo se prevé que la financiación de los proyectos mencionados con las dotaciones de dichos fondos se hagan efectivas a través del Instituto de Salud 'Carlos III', correspondiendo a éste la gestión y en su caso, seguimiento según su ámbito, de los proyectos de investigación de interés general.

Por todo lo anterior, se ha considerado, que las de redes temáticas de investigación cooperativa es una fórmula eficiente para el desarrollo de proyectos de investigación de interés general, que sean financiados a través del Instituto de Salud 'Carlos III' con el Fondo de Investigación previsto en el Acuerdo entre el Ministerio de Sanidad y Consumo y Farmaindustria.

Las redes de investigación favorecerán al Sistema Nacional de Salud al:

Garantizar un nivel elevado de la calidad de los servicios I + D + I e incentivar la mejora continua de los resultados de I+D+I en el Sistema Nacional de Salud, impulsando el uso eficiente de los recursos y su acoplamiento multidisciplinar con grupos de calidad de otras instituciones en temas sanitarios de carácter prevalente o de interés social.

Aumentar la credibilidad en el Sistema Nacional de Salud, asegurando un proceso de mejora continua con la génesis de conocimiento, a través del trabajo cooperativo.

Contar con estructuras coordinadas en red que fundamenten cientÃficamente las polÃticas del Sistema Nacional de Salud.

Integrar los distintos tipos de investigación lo que permitirá acortar el intervalo transcurrido entre la producción de un nuevo conocimiento (eficacia) y su transferencia y aplicabilidad real (efectividad y eficiencia) en la practica médica.

Elevar el prestigio de los centros y grupos de investigación que componen la red, a través de un reconocimiento institucional, que facilite el aumento de los recursos humanos, infraestructuras y nuevas tecnologÃas para ampliar y consolidar la calidad y cantidad de las lÃneas de investigación y la coherencia y consolidación de los equipos.

Implicar a los profesionales en la mejora continua de la calidad a través de la motivación e incentivación para mantener la acreditación de sus actividades.

Las redes de investigación favorecerán al Instituto de Salud 'Carlos IrI' al:

Ofrecer garantÃas de calidad de los servicios y de su eficiencia.

Constituir un aval de garantÃa para acceder a la financiación asegurando el buen uso de los recursos públicos y privados.

Contar con una estructura cientÃfica coordinada que favorezca su labor de apoyo cientÃfico técnico al Sistema Nacional de Salud.

Garantizar una adecuada práctica investigadora.

Promover la aplicabilidad y transferencia de los resultados de la investigación a la práctica clÃnica.

Identificar las instituciones y grupos de investigación de calidad y de sus indicadores temáticos, de eficacia, eficiencia, oportunidad y pertinencia de la actividad investigadora que faciliten una mejor planificación de los objetivos y una gestión más óptima de los recursos financiados con subvenciones públicas en patologÃas más prevalentes.

Disponer de grupos con capacidad de establecer vÃnculos con otros grupos afines de su mismo entorno para trabajar de forma estable y en condiciones de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA